Avisar de contenido inadecuado

Sacrifica a tres familiares en ofrenda a la Santa Muerte

{
}

 

Sacrifica a tres familiares en ofrenda a la Santa Muerte
La asesina Silvia Meraz, en el centro, con tres de sus parientes a su lado.
Silvia Meraz, junto con cuatro menores, asesinó dos niños de 10 años y una mujer . Una familia del municipio de Nacozari, en el estado mexicano de Sonora, asesinó a tres de sus propios parientes en una ofrenda de sangre a la Santa Muerte. En los sacrificios habrían participado cuatro menores de edad.

La Fiscalía sonorense detuvo a ocho miembros de la familia Meraz, que entre diciembre de 2009 y marzo de 2012 mataron a dos niños de 10 años y a una mujer de 55 en el transcurso de rituales para pedir protección, salud y dinero a la conocida como "Niña Blanca" en el culto a la “Santa Muerte”.Los degollaron y ofrecieron su sangre.

 LA INDUCTORA
Todos los detenidos señalaron a  Silvia Meraz , de 44 años, como autora intelectual de los asesinatos y de convencer al resto para degollarlos y ofrecer la sangre a la 'Santa Muerte'.

 Su propia familia es la la señala como responsable de sacrificar a su amiga Cleotilde en 2009, luego a su hijastro Martín Ríos, de diez años, y finalmente a su nieto Jesús Octavio, también de diez años, durante rituales de sangre y rezos celebrados en el interior de la casa y ante la imagen de la Santa Muerte.

La desaparición del último asesinado el mes pasado, el pequeño Octavio, fue lo que encendió todas las alarmas. Su muerte nada tenía que ver con la violencia en la región, ni con ajustes de cuentas, ni con guerra entre cárteles.

La policía comenzó entonces una investigación que terminó la semana pasada cuando aparecieron los tres cuerpos enterrados en un descampado a las afueras de Hermosillo.

"Silvia Meraz estaba convencida de que al ofrecer sacrificios humanos a la Santa Muerte le traería beneficios tanto en lo económico como en la salud y le daría protección a la familia, por eso persuadió al resto de la familia".

 LOS MENORES
Ernesto Munro, secretario de Seguridad Pública estatal, informó de que las autoridades tienen en custodia a tres niños, de 1, 2 y 5 años, quienes se presume habrían participado en el último crimen, donde fue degollado Octavio, un niño de 10 años.

Bajo la tutela del Instituto de Tratamiento y Aplicación de Medidas para Adolescentes ha quedado una muchacha de 15 años, que también parece que participó en los asesinatos y que desde niña realizaba culto a la Santa Muerte. Según Munro Palacio, la adolescente ve como algo normal la práctica religiosa que realiza su familia.

En cuanto a los detenidos están entre ellos los cuatro hijos de Silvia: Francisca Magdalena, Georgina Guadalupe y Silvia Yahaira, de 21, 20 y 15 años, y Ramón Omar Palacios Meraz, de 28. Y además de ellos Eduardo Sánchez Urieta y su mujer, Zoyla Hada Santacruz Iriqui, quienes ofrecieron a un hijastro como sacrificio. Jesús Octavio, la última víctima, era hijastro de Martín Barrón Meraz, otro hijo de Silvia Meraz.

 EL CULTO A LA SANTA MUERTE
El culto a la Santa Muerte está muy difundido entre la delincuencia y la marginalidad mexicana. De origen sincrético, funde elementos prehispánicos con elementos cristianos, aunque las iglesias cristianas lo rechazan y la condenan como satánica.

La Iglesia Santa Católica Apostólica Tradicional Mex-USA, "guardiana" de este culto, no está reconocida oficialmente, pero sus actividades son toleradas y públicas.
 
 
Fuentes: ABC
 
 

© Protestante Digital 2012
 
 
{
}
{
}

Deja tu comentario Sacrifica a tres familiares en ofrenda a la Santa Muerte

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre